BIENVENIDOS A MI BLOG

BIENVENIDOS A MI BLOG

Un espacio para compartir con vosotros, mis relatos, poemas y escritos varios. Un espacio para dar rienda suelta a mi imaginación y sentimientos.
Mi nombre es Pilar Lou Martin y me encanta leer y escribir , espero que a vosotros os guste lo que escribo. Muchas gracias por vuestras visitas .

IBSN: Blog registrado
Serial Number 5849-77-1-123

sábado, 30 de abril de 2011

UNA VOZ PARA PABLITO

 Ejercicio de este mes, del grupo ADICTOS A LA ESCRITURA.
Proyecto de abril 2011: Género infantil



                                                     


UNA VOZ PARA PABLITO


Margarita tiene un amigo. Se llama Pablito.
Los dos tienen nueve años. Se conocen desde muy pequeñitos.
Fue en el parvulario cuando iniciaron su amistad, y desde entonces son inseparables.
Pero hoy Margarita está muy triste, porque su mamá le dijo ayer  que Pablito está malito.
No saben el motivo de su enfermedad, no tiene fiebre, no tose, no le duele la barriga ni la cabeza, pero le ha ocurrido una cosa muy horrible.
Pablito se ha quedado sin voz.
No puede cantar, no puede gritar, ni siquiera puede decir su nombre.
Ninguna palabra sale de su boca, ningún sonido…NADA.

Margarita al enterarse de la noticia, salió corriendo a casa de Pablito para verle.
Allí se encontró a su amigo completamente mudo.
Le contó chistes para ver si se reía, le cantó su canción favorita, la que tanto le gusta, a ver si le acompañaba, le hizo cosquillas, incluso le pegó un susto… Pero todo fue inútil.
Pablito no habló, y nadie sabe por qué.
Así que Margarita está muy preocupada. Algo tiene que hacer para curar a Pablito.

Esta mañana decidió consultarle a su hada Madrina, porque la niña tiene un hada amiga que se llama Emilia, y es muy sabia.
Ella lo sabe todo.
La llama repitiendo su nombre siete veces, como así son las normas para llamar a las hadas.
        -  Emilia, Emilia, Emilia, Emilia, Emilia, Emilia, Emilia… dice muy bajito.

El hada aparece y le pregunta que es lo que quiere Margarita.
La niña, casi llorando le cuenta el problema de su querido amigo.
A lo que  el hada le contesta:
- Si quieres que Pablito recupere la voz, tienes que buscarle una.
- ¿Pero dónde?- le pregunta ella.
- En el País de  todos los deseos posibles. En ese lugar, seguro que encuentras muchas  voces para él.
- Pero escúchame con atención-sigue diciéndole. Debes ir cuando los adultos estén durmiendo. Te levantas de tu cama sin hacer ruido, sales de tu casa, recorres un par de calles, y cuando te encuentres con un letrero iluminado con letras azules que ponga: Deseolandía, abres la puerta y entras .
Allí veras que los trabajadores de los deseos no paran de fabricar toda clase de estos, cuando encuentres el que más te guste se lo pides. Eso sí,  te reclamarán algo a cambio. Porque algunos de estos hombrecillos son malvados.
Y dichas estas palabras, el hada Emilia, desapareció.

Por la noche, Margarita sale de su casa cuando sus padres están dormidos,  despacio y sin hacer ruido, recorre un par de calles, y ve el letrero iluminado con letras azules, que pone: Deseolandía, y entra.
El lugar es muy, muy grande, y está lleno de gente. Allí están los trabajadores de los deseos y los buscadores de ellos.
Ha encontrado muchos hombrecillos, que le ofrecen bonitas voces para su amigo, pero ha decidido, de momento, elegir sólo cinco.

El primer hombrecillo, le ofrece una voz aterciopelada, muy bien conservada  y de tono simpático. ¿Qué me ofreces a cambió?- le dice .
         - Pues te ofrezco mi postre favorito, tarta de nata y fresas- le contesta Margarita.
          -No es suficiente, para mí.- le dice el primer trabajador, y le da la espalda.

El segundo hombrecillo,  le muestra una voz de enorme potencia, capaz de emitir gritos tan altos, que hasta pueden oírse en Luna., y le dice a la niña:
          -¿ Qué me ofreces a cambio?
         -Te regalo mi colección de muñecas de trapo,  a las que adoro con locura- le contesta Margarita.
         -No es suficiente... le responde el segundo trabajador y se aleja.
         
 El tercero le enseña una voz muy lista, capaz de aprenderse cien ciudades de memoria y saberse la tabla de ocho de corrido.
          - ¿ Qué me ofreces a cambio?-le pregunta
          -Te ofrezco una pierna, como tengo dos, aunque me quede coja, todavía podré caminar, aunque sea dando saltitos.
         - No es suficiente para mí- le contesta el tercer trabajador y se pone a continuar añadiendo más inteligencia a su voz,  ya sin hacerle caso a Margarita.

Ella, un poco desilusionada, se dirige al cuarto trabajador, el cual le ofrece una voz rara, una mezcla entre voz de niño y niña, de tono ni muy alto ni muy bajo, ni muy bonita ni muy fea.
          - ¿Qué me ofreces a cambio? – le interroga el cuarto trabajador.
          -Te ofrezco mis ojos,- no veré, pero al menos podré oír a mi amigo, que me dirá por donde andar sin caerme.
         -No es suficiente para mí- Anda , vete niña, que todavía tengo que añadir más cosas a esta voz para que me quede más rara, y le dió un empujón a Margarita.
         
La niña, llorando de pena, va  a visitar al quinto trabajador, que le enseña una voz de niño muy normal, y le cuenta que a veces la voz puede resfriarse y  quedarse un poco afónica,  pero que al cabo de una semana más o menos, vuelve a recuperarse y ser la misma voz de antes.
          -¿ Qué me ofreces a cambio?- le pregunta el quinto trabajador .
          -Te regalo mi corazón.
          - Pero sin tu corazón no podrás vivir-le contesta el hombrecillo.
          -No me importa, yo sólo quiero que Pablito vuelva a hablar, a cantar, y a reír como antes.
          El  quinto trabajador conmovido por la generosidad de Margarita, le entrega la voz, y le contesta a la pequeña:
          -Puedes quedarte con ese maravilloso corazón que tienes. Yo puedo fabricar más voces, pero tú sólo tienes uno.
        
Entonces,  Margarita, muy contenta sale de Deseolandía con una voz para Pablito.
          Y el niño, al día siguiente cuando Margarita se la entrega le dice sonriéndole:
          -Muchas gracias.
 


Safe creative 1105019102154

lunes, 18 de abril de 2011

ANSIEDAD

                                   
                                      

                                  
                                     
                             
                              Regresó otra vez,
                              mi ansiedad.

                             Ansiedad que dormida
                             estabas, has despertado
                             para mí.

                             La palpo al recordarte,
                             a ti, amor del pasado.
                             Y experimento el tibio
                             tacto de tu piel.

                             La huelo en mis fantasías
                             porque quiero recuperar
                             lo que tanto esperé.
                             El sueño que en mis noches
                             logró hacerme
                             sobrevivir.

                             Escucho la canción
                             que me llega
                             como un lamento
                             distante.

                             Me describe aquella
                             emoción perdida.
                             La fragancia de tu cuerpo,
                             que yo  evoco
                             en la ansiedad
                             de mis instantes.

                             Mis sentidos
                             se exaltan.
                             Dulce y sensual,
                             bailo alrededor
                             de tu recuerdo
                             como una última vez.

                             Quisiera besar tus labios,
                             morder tu piel,
                             desnudar mi tristeza
                             ante tus deseos.
                             Para que me comprendas.
                             Acogerte para
                             que me hagas olvidar
                             mi soledad incansable.

                              Ansiedad,
                              vieja conocida
                              de mis momentos
                              inquietos.
                              Hoy regresaste
                              de nuevo.
                              Para embriagarme
                              de tu sabor intenso.

                              Me encadenaré al aire
                              para desvanecerme
                              después
                              en el olvido
                              de mi melancolía.

                              Soy una marioneta
                              que tiene los hilos rotos,
                              caída en un rincón
                              de mi casa vacía.

                               Ansiedad,
                               eres cruel,
                               porque no dejas
                               de visitarme.
                               Siempre caminando
                               junto a mí.

                               Eres rotunda.
                               Y me seduces
                               con tu blancura
                               donde yo escribo
                               todas mis sensaciones.

                               Volaré, me arrastraré
                               sobre la hierba verde
                               de tu presencia oculta,
                               donde más tarde
                               me esconderé.
                               Y me beberé  
                               tu  esencia
                               para saborearte
                               con toda mi pasión.

         Este poema está incluído en mi poemario "RIMANDO CON LA VIDA".



                                

domingo, 3 de abril de 2011

DESLIZ


                                         


                                           
                                        Sentada…
                                        espero el desliz
                                        que acune
                                        mi cansada mente
                                        para dormir
                                        solamente
                                        un segundo.

                                        Tumbada…
                                        cierro los ojos
                                        y espero el desliz
                                        de un sueño
                                        de colores infinitos
                                        que arropen
                                        mi extravagancia.

                                        Plantada…
                                        en medio de un único
                                        paisaje.
                                        Espero el desliz
                                        de mi viaje
                                        que dispare
                                        mi caminar
                                        para andar
                                        deprisa, despacio,
                                        con pasos
                                        rápidos y lentos.

                                        Desliz.
                                        Ven a buscarme.
                                        Quiero deslizarme
                                        entre tu tibieza,
                                        entre el palpitar
                                        de tu sangre fresca,
                                        en tu cuerpo cándido
                                        de feliz promesa,
                                        en tu aventura
                                        de noche
                                        que se despierta.


                     Safe creative 1012138060282


                             

MAPA